Talibes: Así es un día cualquiera en la vida de los niños mendigos esclavos en Senegal

Talibes: A day in the life of children beggars slaves in Senegal

Los talibés (talib en árabe significa estudiante) son los niños que estudian en las escuelas coránicas, conocidas como daaras, en Senegal. Unos lugares, en los que el estudio y la formación del pasado, han dado paso a centros de mendicidad organizados, donde el marabú, el profesor del Corán, utiliza a los niños para mendigar y enriquecerse con sus limosnas, manteniendo a los niños en condiciones infrahumanas donde los abusos, los malos tratos, la insalubridad y el hambre están al orden del día. 

Aunque no existe un censo actualizado, un estudio de Human Right Watch de 2010 cifraba el número de niños talibés con edades comprendidas entre los 4 y los 14 años en más de 50.000. 

Esta serie fotográfica quiere mostrar diferentes situaciones de un día cualquiera en la vida de estos niños. 

 

Talibes (talib in Arabic means student) are children studying in Quranic schools, known as daaras, in Senegal. Some places, where the study and training of the past have given way to centers of organized begging, where the marabout, the teacher of the Quran, uses children for begging and enriched by their alms, keeping children fit subhuman where abuses, abuse, poor health and hunger are on the daily agenda.

Although there is no updated census, a study by Human Rights Watch in 2010 amounted the number of talibé children aged between 4 and 14 years in more than 50,000.

This photographic series wants to show different situations of a day in the life of these children.

Varios niños y una niña repasan la lección del Corán con su maestro coránico, el marabú, en una daara de Saly Velingara. En las escuelas coránicas, llamadas daaras, pueden vivir hacinados más de 50 niños talibés, que son entregados por sus familias a los marabúes para que los eduquen en el estudio del Corán. Aunque la mayoría son niños, también existen niñas talibés. IÑIGO ALZUGARAY
1.


Varios niños y una niña repasan la lección del Corán con su maestro coránico, el marabú, en una daara de Saly Velingara. En las escuelas coránicas, llamadas daaras, pueden vivir hacinados más de 50 niños talibés, que son entregados por sus familias a los marabúes para que los eduquen en el estudio del Corán. Aunque la mayoría son niños, también existen niñas talibés. IÑIGO ALZUGARAY

Several boys and a girl go over the lesson of the Quran with their Quranic teacher, the marabout, in a daara in Saly Velingara. In Quranic schools, called daaras, they can live overcrowded more than 50 talibe children who are delivered by their families to the marabouts to educate them in the study of the Quran. Although most are boys, there are also talibe girls.


Unos niños talibés, con los típicos botes de tomate que utilizan para mendigar,  piden limosna en las calles de Saint Louis. Los niños son obligados a mendigar a diario en beneficio de su maestro del Corán. El marabú es el tutor del niño mientras esté en la daara y es su responsabilidad alimentarlo y cuidarlo, cosa que no hace en la práctica. IÑIGO ALZUGARAY
2.


Unos niños talibés, con los típicos botes de tomate que utilizan para mendigar, piden limosna en las calles de Saint Louis. Los niños son obligados a mendigar a diario en beneficio de su maestro del Corán. El marabú es el tutor del niño mientras esté en la daara y es su responsabilidad alimentarlo y cuidarlo, cosa que no hace en la práctica. IÑIGO ALZUGARAY

Some talibe children, with typical tomato cans used to beg, begging on the streets of St. Louis. Children are forced to beg every day for the benefit of their teacher of the Quran. The marabout is the guardian of the child while in the daara and it is his responsibility feed and care, which is not done in practice.


Un niño talibé recita con miedo la lección del Corán en una daara de Saint Louis. Es habitual que el marabú ejerza la violencia física con los niños, sólo por el hecho de no saber la lección. En la mayoría de las daaras sólo les enseñan el Corán por lo que muchos talibés son analfabetos al llegar a edad adulta. IÑIGO ALZUGARAY
3.


Un niño talibé recita con miedo la lección del Corán en una daara de Saint Louis. Es habitual que el marabú ejerza la violencia física con los niños, sólo por el hecho de no saber la lección. En la mayoría de las daaras sólo les enseñan el Corán por lo que muchos talibés son analfabetos al llegar a edad adulta. IÑIGO ALZUGARAY

Talibe child recites in fear a lesson of the Quran in a daara in St. Louis. Typically, the marabout exercise physical violence with children, just because of not knowing the lesson. In most daaras only they teach them the Quran so many talibes are illiterate upon reaching adulthood.


Varios talibés juegan a las puertas de su daara en Saint Louis. Los talibés, son los considerados niños mendigos esclavos de Senegal. Proceden de pueblos del interior o de países vecinos como Gambia y Guinea Bissau, y son enviados por sus padres a la ciudad para estudiar en las escuelas coránicas, llamadas daaras. IÑIGO ALZUGARAY
4.


Varios talibés juegan a las puertas de su daara en Saint Louis. Los talibés, son considerados los niños mendigos esclavos de Senegal. Proceden de pueblos del interior o de países vecinos como Gambia y Guinea Bissau, y son enviados por sus padres a la ciudad para estudiar en las escuelas coránicas, llamadas daaras. IÑIGO ALZUGARAY

Several talibés play outside their daara in Saint Louis. The talibés are considered the beggar child slaves of Senegal. They come from towns in the interior or from neighboring countries such as Gambia and Guinea Bissau, and are sent by their parents to the city to study in the Koranic schools, called daaras


Varios talibés cocinan y comen rodeados de basura en el exterior de su daara en Saint Louis. La mayoría de los niños talibés sufren hambre y desnutrición por el mal cuidado por parte de su marabú, que utiliza el dinero de las limosnas para beneficio propio en lugar de para el cuidado de los niños. IÑIGO ALZUGARAY
5.


Varios talibés cocinan y comen rodeados de basura en el exterior de su daara en Saint Louis. La mayoría de los niños talibés sufren hambre y desnutrición por el mal cuidado por parte de su marabú, que utiliza el dinero de las limosnas para beneficio propio en lugar de para el cuidado de los niños. IÑIGO ALZUGARAY

Several talibes cook and eat surrounded by trash outside their daara in St. Louis. Most talibe children suffer from hunger and malnutrition by poor care from their marabout, which uses the money of alms for their own benefit rather than for the care of children.


Un niño talibé mendiga a las puertas de una casa en Saint Louis. Los niños son confiados a un maestro coránico que les acoge para enseñarles el corán, pero las condiciones de vida en las que se encuentran son inhumanas y son obligados a pedir dinero por las calles bajo amenaza de violencia física y mental. Sólo en Saint Louis, hay alrededor de 15.000 niños talibés. IÑIGO ALZUGARAY
6.


Un niño talibé mendiga a las puertas de una casa en Saint Louis. Los niños son confiados a un maestro coránico que les acoge para enseñarles el corán, pero las condiciones de vida en las que se encuentran son inhumanas y son obligados a pedir dinero por las calles bajo amenaza de violencia física y mental. Sólo en Saint Louis, hay alrededor de 15.000 niños talibés. IÑIGO ALZUGARAY

A Talibé boy begs outside a house in Saint Louis. The children are entrusted to a Koranic teacher who welcomes them to teach them the Koran, but the living conditions in which they find themselves are inhumane and they are forced to ask for money in the streets under threat of physical and mental violence. In Saint Louis alone, there are about 15,000 Talibé children.


Un niño talibé bebe agua en el interior de su daara en Saint Louis. Las condiciones de salubridad en las daaras son mínimas y precarias. Muchas de ellas no tienen acceso al agua y la falta de higiene hace que cualquier herida se convierta en una grave infección. IÑIGO ALZUGARAY
7.


Un niño talibé bebe agua en el interior de su daara en Saint Louis. Las condiciones de salubridad en las daaras son mínimas y precarias. Muchas de ellas no tienen acceso al agua y la falta de higiene hace que cualquier herida se convierta en una grave infección. IÑIGO ALZUGARAY

A talibe child drinks water inside his daara in St. Louis. Sanitation in daaras are minimal and precarious. Many of them have no access to water and poor hygiene causes any injury becomes a serious infection.


Un talibé carga con varias cajas en el mercado de Saint Louis. Es habitual que estos niños sean utilizados como animales de carga en los mercados, donde soportan pesos muy superiores a los recomendados para su edad. En ocasiones reciben alguna limosna por su trabajo pero en otras no. IÑIGO ALZUGARAY
8.


Un talibé carga con varias cajas en el mercado de Saint Louis. Es habitual que estos niños sean utilizados como animales de carga en los mercados, donde soportan pesos muy superiores a los recomendados para su edad. En ocasiones reciben alguna limosna por su trabajo pero en otras no. IÑIGO ALZUGARAY

A talibe loaded with several boxes in the St. Louis market. It is common that these children are used as pack animals in markets where support much higher weights than those recommended for their age. Sometimes they receive alms for their work but not in others.


Un niño talibé enfermo reza en una daara de Saly Velingara. Los niños talibés carecen de asistencia médica y las condiciones insalubres en las que viven hace que las enfermedades se contagien entre ellos con suma facilidad. IÑIGO ALZUGARAY
9.


Un niño talibé enfermo reza en una daara de Saly Velingara. Los niños talibés carecen de asistencia médica y las condiciones insalubres en las que viven hace que las enfermedades se contagien entre ellos con suma facilidad. IÑIGO ALZUGARAY

A sick talibe child prays in a daara in Saly Velingara. Talibe children lack health care and unsanitary living conditions causes the disease from getting between them with ease.


Dos talibés comparten el dinero de las limosnas en Kaolack. Si los niños vuelven a la daara sin dinero son víctimas de malos tratos y abusos por parte de su marabú. Muchos de ellos, prefieren dormir en las calles a volver a la daara a la noche. Normalmente, el dinero requerido a diario a cada niño suele ser de unos 500 CFA (algo menos de un euro), aunque puede variar de una daara a otra.  IÑIGO ALZUGARAY
10.


Dos talibés comparten el dinero de las limosnas en Kaolack. Si los niños vuelven a la daara sin dinero son víctimas de malos tratos y abusos por parte de su marabú. Muchos de ellos, prefieren dormir en las calles a volver a la daara a la noche. Normalmente, el dinero requerido a diario a cada niño suele ser de unos 500 CFA (algo menos de un euro), aunque puede variar de una daara a otra. IÑIGO ALZUGARAY

Two talibes share money alms in Kaolack. If children return to daara without money they are victims of mistreatment and abuse by their marabout. Many of them prefer to sleep on the streets to return to the daara night. Typically, the money required daily to each child is usually about 500 CFA, although it can differ from one daara to another.


Un niño talibé carga con un balde en las orillas del Río Senegal en Saint Louis. Los niños talibés suelen ser obligados a cargar pesos muy superiores a los recomendados para su edad y es habitual que estén rodeados de entornos insalubres y llenos de basura. IÑIGO ALZUGARAY
11.


Un niño talibé carga con un balde en las orillas del Río Senegal en Saint Louis. Los niños talibés suelen ser obligados a cargar pesos muy superiores a los recomendados para su edad y es habitual que estén rodeados de entornos insalubres y llenos de basura. IÑIGO ALZUGARAY

A Talibé boy carries a bucket on the banks of the Senegal River in Saint Louis. Talibé children are often forced to carry weights much higher than those recommended for their age and it is common for them to be surrounded by unhealthy and garbage-filled environments.


Un marabú obliga con su látigo a un talibé de 4 años a entrar en su daara en Kaolack. La violencia sobre los niños talibés es habitual desde su más temprana edad y salvo contadas excepciones jamás son penadas por la justicia. No existe un censo de niños talibés por lo que es imposible saber cuántos hay y qué es de ellos. IÑIGO ALZUGARAY
12.


Un marabú obliga con su látigo a un talibé de 4 años a entrar en su daara en Kaolack. La violencia sobre los niños talibés es habitual desde su más temprana edad y salvo contadas excepciones jamás son penadas por la justicia. No existe un censo de niños talibés por lo que es imposible saber cuántos hay y qué es de ellos. IÑIGO ALZUGARAY

A marabout forces with his whip to a talibe 4 years into his daara in Kaolack. Violence against talibe children is common from an early age and with few exceptions they are never punished for justice. There is no census of talibe children so it is impossible to know how many there are and what happens to them.


Un niño talibé observa a través de una ventana con rejas. La educación de los talibés está basada en amenazas, violencia y castigos. Los niños sufren desde golpes y latigazos hasta la privación de libertad por varios días o semenas y en ocasiones atados con cuerdas y grilletes. IÑIGO ALZUGARAY
13.


Un niño talibé observa a través de una ventana con rejas. La educación de los talibés está basada en amenazas, violencia y castigos. Los niños sufren desde golpes y latigazos hasta la privación de libertad por varios días o semanas, en ocasiones incluso atados con cuerdas y grilletes. IÑIGO ALZUGARAY

A Talibé boy watches through a barred window. The education of the talibés is based on threats, violence and punishment. Children suffer from beatings and whipping to deprivation of liberty for several days or weeks, sometimes even bound with ropes and shackles.


Varios talibés saludan a las puertas de su daara en Saint Louis. Pese a las duras condiciones en las que viven y a que se ven privados de gran parte de su infancia, en algunos momentos aún siguen siendo niños. IÑIGO ALZUGARAY
14.


Varios talibés saludan a las puertas de su daara en Saint Louis. Pese a las duras condiciones en las que viven y a que se ven privados de gran parte de su infancia, en algunos momentos aún siguen siendo niños. IÑIGO ALZUGARAY

Several talibes greet at the doors of their daara in St. Louis. Despite the harsh conditions in which they live and who are deprived of much of their childhood, at times they are still children.